//El tiempo en la Ciencia Ficción

El tiempo en la Ciencia Ficción

El tiempo en la ciencia ficción es mayor que infinito

El tiempo en la ciencia ficción es una herramienta más del escritor.

La especulación de los autores de CiFi no es exclusiva de tiempos futuros y presentes con tecnologías asombrosas y eventos extraordinarios.

Incluso el pasado se nos queda pequeño con el abanico de opciones que puede aportarnos el género de las ucronías.

Voy más lejos: la ausencia de tiempo también es una opción.

Domina los tiempos y coloca a tus personajes en el momento adecuado.

El futuro en la ciencia ficción

El tiempo en la ciencia ficción tiene a un protagonista: el futuro.

Especular sobre ciencia y sociedad es una actividad básica en cualquier escritor de CiFi, y la especulación nos lleva a mirar hacia el horizonte temporal.

Y no es lo mismo escribir sobre la próxima semana, la próxima década, o el próximo milenio. Por eso voy a mostrarte cómo puede afectar a nuestra literatura escoger una opción u otra.

Futuro lejano

Escribir ciencia ficción en un futuro muy lejano suele significar renunciar a la rigurosidad científica.

«Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia», decía Arthur C. Clarke; y siempre es cierto.

Explicar la revolución informática a alguien nacido hace 200 años supondría un reto considerable; casi épico.

Si escribes sobre una sociedad alejada siglos o milenios en el futuro… ¿crees conveniente recurrir a un rigor científico difícilmente demostrable? Mejor aprovecha al máximo el recurso de la coherencia porque, bien usado, será el que distinga a tu obra de CiFi de una fantasía futurista.

Por lógica, este escenario futuro exige un trabajo de documentación menor que otras historias, y a cambio te permite centrarte en aspectos literarios.

Muchas tecnologías son creíbles si me escribes sobre el año 3129 DC, preocúpate más por intentar no romper las leyes físicas de forma gratuita, porque en la CiFi penaliza en cualquier tiempo futuro. Te pongo un ejemplo: si en el espacio no se propaga el sonido, difícilmente lo hará dentro de un millón de años.

Los futuros muy lejanos son un escenario ideal para los escritores interesados en el transhumanismo, las óperas espaciales, la ecología galáctica, la especulación tecnológica extrema, y las relaciones sociopolíticas entre civilizaciones inteligentes.

El tiempo en la ciencia ficción (3)

Futuro cercano

“Cercano” puede resultar muy relativo. Para evitar confundirte acotaré la cercanía y me referiré en exclusiva a la ciencia ficción que relata historias en los próximos 100-200 años.

Es un terreno que suele exigir unos mínimos de documentación científica para buscar rigor y coherencia, aunque reconozco que encontrarás muchas obras que son ciencia ficción solo por el escenario.

Los lectores podrán enjuiciar tu rigurosidad con las ciencias. Y para algunos —los más proclives a la CiFi dura—, influirá en el valor conjunto de tu obra de ficción.

Un futuro cercano es el escenario perfecto si te gusta escribir sobre la evolución de la tecnología actual, sociedades post-apocalípticas, el descubrimiento de vida, o la ciencia ficción social.

Ucronías futuristas

La ucronía es la reconstrucción de la historia a raíz de un acontecimiento que nunca tuvo lugar.

Una ucronía futurista implicaría situar tu trama en un contexto futuro, que tiene en nuestro pasado un evento inexistente. Por ejemplo, un 2068 postapocalíptico a causa de la III Guerra Mundial que estalló con la Crisis de los misiles de Cuba.

Sin embargo, a pesar de esta idea espontánea, lo cierto es que son pocas las novelas que escogen esta modalidad de ucronías. Lo normal es que lleven ese acontecimiento irreal al presente o futuro cercano —como hizo George Orwell con su obra 1984—, con lo que mi propuesta hubiese quedado en simple distopía.

La mayoría de ucronías futuristas las he encontrado en el manga y el anime, en algunos casos con mucho éxito. Pongo por referencia aquellos animes con estética seudovictoriana y con tecnología futurista como Trinity blood o Code Geass. Si lo quieres llamar Steampunk… ¡Algo tiene! Pero a diferencia de este, los elementos tecnológicos no tienen ese toque retro que abunda en ese subgénero. Por este motivo creo más lógico hablarte del Steampunk en la categoría de acronías.

La ucronía futurista es una opción muy lógica para los escritores más cercanos a la fantasía y con un cierto interés en la histórica. Estupendo para quienes sienten comodidad describiendo escenarios que requieren de mucha imaginación.

Viajes al futuro

Un clásico del tiempo en la ciencia ficción, y lo seguirá siendo mientras nos quede futuro.

Si te hablo de la obra La máquina del tiempo, tienes que saber que el mismo H.G. Wells apenas menciona elementos científicos de aquel armatoste retro que era una simple excusa para desarrollar sus tramas de ciencia ficción social.

En Un guijarro en el cielo, Isaac Asimov se permitió la osadía de trasladar 7000 años al futuro a un sastre sexagenario mediante un improbabilísimo fenómeno físico.

Con estos dos autores quiero darte a entender que los viajes en el tiempo tienen morbo en sí mismos. Su punto fuerte es la vivencia de sus personajes ante la imprevisibilidad de la realidad futura y la tecnología que te encontrarás; no la que te llevó hasta allí.

La única especulación rigurosa que podemos desarrollar para viajar al futuro es aprovechar la distorsión del espacio-tiempo generada por fenómenos especiales como un agujero negro, unida a velocidades cercanas a la luz. La película interstellar representa muy bien esta teoría. También se especula con teóricos agujeros de gusano que actúan como portales, ya sean creados o descubiertos en la galaxia.

Relatar sobre viajes al futuro es ideal para escritores que gustan de enfrentar a sus personajes con verdades y mentiras eternas, con realidades inesperadas y curiosidad por lo desconocido. Si es un futuro cercano o lejano, en tus manos está.

el tiempo en la ciencia ficcion interstellar

El presente en la ciencia ficción

En la edad media pasaban cincuenta años y todo seguía igual. Debía ser extraño un mundo tan inmutable. Hoy día no es así. Cada nueva generación debe realizar un esfuerzo en vida para reciclarse en nuevas tecnologías, e incluso en nuevas tendencias y normas sociales.

La ciencia ficción tiene más motivos que nunca para especular con el presente. Estamos rodeados de enigmas, de nuevos descubrimientos, de nuevas ciencias surgidas hace una década, de cambios sociopolíticos…

A continuación te menciono algunas de las categorías que reinan en esta en este tiempo de ciencia ficción.

Relatos científicos

Los temores a experimentos científicos no son infundados. Tenemos la capacidad para crear armas biológicas terribles; y las hemos creado.

No hace falta un experimento tan peligroso como crear agujeros negros para que triunfes con un relato sobre ciencia, pero tampoco olvides que inventos nimios como el uso masivo de clorofluorocarbonos en aerosoles han puesto en verdaderos apuros a la capa de ozono y al ecosistema planetario.

Escribir relatos científicos en tiempo presente implica que la ciencia forme parte sustancial de la trama. Como la tecnología o conocimiento existe, o está próximo a existir, la rigurosidad y coherencia PUEDEN ser máximas.

Eso no significa que tu relato o novela deba ser un libro de instrucciones. Heinlein, un clásico de la CiFi, era especialmente riguroso y nunca se explayaba en demasía con disertaciones científicas. Lo que significa es que toda errata científica que tengas será gratuita y, casi siempre, reprochable.

Si escribes sobre ciencia en el presente ¡Documentación a tope!

Este subgénero es el más aconsejable para aquellos que posean formación científica, y para los escritores que tengan buenas habilidades para la documentación.

Novela sociopolítica especulativa

Tomar un importante elemento tecnológico u social y reflejarlo como causa de un efecto más o menos inesperado.

Por ejemplo, un Brexit que termina provocando un aislamiento de Gran Bretaña y el ascenso de un gobierno autoritario, al estilo de V de Vendetta; o el surgimiento, a raíz del cambio climático, de nuevos tipos de terrorismo asociados a la ecología; o un genocidio invisible para eliminar un problema de superpoblación.

Si tienes conocimientos, o una sensibilidad especial en el área de las ciencias sociales, te resultará más fácil proyectar cambios a corto plazo derivados de la especulación sociopolítica.

Novela apocalíptica

Pareciera que han existido siempre, pero no es así. Hace relativamente poco que el ser humano se percató de que el apocalipsis no solo está en mano de un dios creador.

Por grande que parezca la Tierra, debes saber que es la más mísera canica del espacio.

Somos frágiles en potencia, y vivimos poco tiempo como para presenciar los eventos más peligrosos de la naturaleza; pero existen, y siempre regresan. Volverán a chocar meteoritos contra la Tierra, despertarán supervolcanes, las glaciaciones llegarán de nuevo… pero no sabemos cuándo. Ni siquiera lo olemos. Quizá sea mañana.

Y por si fuera poco, los humanos hemos aprendidos a ser dioses. Bueno, a medias: no tenemos la posibilidad de crearnos, pero sí de destruirnos. Una guerra mundial, o una pandemia, son tableros de juego muy veraces para reflejar tu historia de ficción.

Si eres un escritor al que le fascinan las tramas que afectan a la humanidad en su conjunto, y que tienen un marcado acento fatalista, la novela apocalíptica puede ser una elección fantástica para tu historia. Como ejemplo, en este blog tienes la reseña de CloroFilia de Cristina Jurado.

Ucronías situadas en un presente

Crear un presente alternativo por culpa de un suceso inexistente en el pasado.

¿Qué seríamos ahora si el cristianismo no hubiese conquistado el imperio romano? ¿Y si una representación alienígena hubiera llegado para quedarse en la América precolombina?

Somos lo que somos por culpa de grandes decisiones, y otras veces por culpa de pequeños detalles. Un asesinato puede desencadenar una guerra, una guerra puede ocasionar muchas muertes, muchas muertes provocaran que grandes personajes no hubieran nacido… y así, sucesivamente, llegarás a un presente irreconocible.

Si vas a escribir ucronías desde el enfoque del presente, deberás tener dos cuestiones en consideración:

-Si el acontecimiento irreal es cercano en el tiempo, el presente paralelo no diferirá tanto del nuestro y será recomendable que realices una mínima documentación histórica para aportar una credibilidad que te permitirá llegar a más lectores.

-Si, por el contrario, el acontecimiento tiene lugar siglos atrás, juega con la coherencia propia de los escritores de CiFi que proyectan futuros cercanos y lejanos. Olvida el rigor, con un worldbuilding tan exótico puedes permitirte obviar ese suceso irreal y transmitirlo al lector de manera indirecta cuando describes tu presente alternativo.

El pasado en la ciencia ficción

El pasado no es un protagonista en la ciencia ficción, pero es un colaborador que raras veces defrauda.

El contacto de la CiFi con tiempos pasados se ha reducido casi siempre a viajes temporales y ucronías. Algún creador de mundos también ha aportado otras alternativas, como confundir al lector con el tiempo.

Ucronía

Volvemos a la ucronía, pero en su estado natural y puro: el pasado.

Es un terreno donde se funden la novela histórica con la CiFi y, si lo estimas oportuno, con la fantasía.

Los autores de novela histórica son los reyes de la documentación. Un escritor de CiFi debe documentarse sobre ciencia, sí; pero lo hacemos para buscar coherencia, y nos permitimos desviarnos en cierta medida del rigor.

En la histórica no funciona así. Tenemos pruebas de qué idioma se hablaba en un tiempo lugar determinado; de cómo se vestían y se alimentaban; de las leyes y normas sociales que regían sus vidas. La rigurosidad es crucial en la histórica frente a otros géneros.

Esto no significa que debas mostrar un documental sociológico del momento y lugar donde desarrollas tu trama, ni tampoco implica excederte con el infodumping. Lo importante es tu historia, pero a ningún lector le gustará leer en una obra que Abraham Lincoln llevaba un reloj de pulsera, o que se pidió una coca cola en el teatro.

La ucronía en pasado, es el escenario perfecto para los escritores de ciencia ficción y fantasía que sienten afinidad por la novela histórica, o aquellas que se desarrollan en tiempos pasados. Ideal si, además, te apasiona documentarte y aprender mientras escribes.

Viajes al pasado

Volver al pasado y cambiarlo ¿A quién le importa cómo llegar hasta allí? La cuestión es poder hacerlo.

No es lo mismo viajar al pasado que al futuro. Técnicamente no existe modo alguno de viajar hacia atrás en el tiempo. No puede haber rigor científico en el modo en que un autor traslada a un personaje al pasado.

No importa ¿Sabes por qué?

Porque el morbo está en la solución que aportarás a la Paradoja del abuelo por la cual resulta imposible cambiar un pasado que provoque tu inexistencia.

También puedes escoger otras alternativas como eje de tus tramas, como hace la serie televisiva “El ministerio del tiempo”. No solo es paradoja el pasado; también personajes célebres, tecnologías incipientes, pandemias…

En cualquier caso, al igual que ocurre con las ucronías, debes plantearte realizar una mínima documentación histórica.

Si te gustan los choques culturales, revivir acontecimientos históricos, descubrir las medias verdades del pasado e idear soluciones a paradojas temporales, en los viajes al pasado quizá encuentres un asiento cómodo para tus mejores tramas.

Tramas paralelas interconectadas

Una alternativa más que nos ofrece la literatura es crear una historia que combine capítulos de una historia pasada y una reciente. Imagina un personaje que sigue la investigación inconclusa de un científico del siglo XVIII.

En estas historias  puede existir o no un co-protagonismo, pero lo importante es el desarrollo e interacción entre las dos subtramas hasta dar sentido a un todo al final de la novela.

Si te gustan las historias paralelas que se funden en una, si te gusta engarzar subtramas hasta formar una mucho mayor y, por supuesto, quieres reflejar una parte en el tiempo pasado, te encontrarás realmente a gusto con este recurso literario.

El futuro es el pasado

Un recurso muy pícaro es confundir al cerebro del lector y a su percepción temporal.

Imagina que llevas leyendo 200 páginas sobre tramas espaciales y, de pronto, ves que al final de la novela la historia acaba en un peculiar planeta habitado por grandes reptiles y un satélite muy peculiar (sí, es la Tierra) ¡Menuda sorpresa, eh!

¿Te recuerdo otra confusión intencional con el tiempo? Charlton Heston parecía muy sorprendido cuando se encontró a la estatua de la libertad en una conocida película donde los simios esclavizan a los humanos.

Al lector no le importa que le engañes siempre que lo deslumbres con el motivo. Sé original y, si lo llevas dentro, algo pícaro.

Acronismos en la ciencia ficción

El tiempo es relativo para el lector. Si le ofreces un mundo futurista tenderá a creer que es el futuro, y no tiene por qué ser así.

Si hablamos de otras civilizaciones, nos parecerá futuro o pasado en función de lo avanzada que esté su sociedad. Si existieron hace mil millones de años, poco te importará si son capaces de viajar a velocidades hiperlumínicas en sus naves espaciales.

Otras obras prefieren crear un espacio donde el tiempo no existe, como la Oficina de ejecutores en El fin de la Eternidadde Asimov. En esa novela viajan a un tiempo desde el No-tiempo.

¿Eres un escritor de fantasía y quieres acercarte a una trama con elementos de ciencia ficción? Puedes permitirte romper las reglas. Quizá no recibas atención de los lectores de Ciencia ficción hard, pero insisto en que jugar con el tiempo tiene morbo en sí mismo, y las posibilidades en la ficción que permite una dosis de prestidigitación temporal son inabarcables.

Mira el SteampunkTecnologías estrambóticas y mecánicas en un ambiente victoriano. Es un subgénero en sí ¿Lo podrías situar en un tiempo exacto? No, hay incongruencias en cualquier época real.

Los escritores fantásticos afines a la CiFi son muy adecuados para crear mundos obviando el reloj de la historia.

Espero haberte ayudado con algunos de los mil y un caminos posibles para jugar con el tiempo en la ciencia ficción.

Coloca tus tramas en el mejor momento, y nunca dejes de escribir.

El tiempo en la ciencia ficcion Alejandro de Valentin

Mi debilidad, Alejandro, son los viajes en el tiempo. Cualquier historia mejora con ellos y que conste que no son spoilers de mi borrador en curso 😛
¿Cuáles de diferentes tiempos comentados por Alejandro te gustan más para encuadrar tu historia o para leer en otros autores?

Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo, comentarlo y suscribirte a mi lista de correo. Si te suscribes, te mandaré cada cierto tiempo una bonita newsletter, con un tono mucho más personal que el blog, hablandote de mis proyectos y contándote las novedades de la página.  Recuerda que también tenemos el grupo de facebook Escritoras de Ciencia Ficción (chicos, sois bienvenidos) donde difundimos a las escritoras de CiFi, su obra y sus libros. Un abrazo.

By |2018-02-13T13:26:33+00:00febrero 8th, 2018|Cómo escribir ciencia ficción|6 Comments

6 Comments

  1. M. M. J. Miguel 15/02/2018 at 20:44 - Reply

    Un post de cabecera y de lo más completos que he leído sobre el tiempo como factor especulativo en el género. Despejé unas cuantas dudas, Alejandro. ¡Muchísimas gracias!

  2. David Orell 10/02/2018 at 10:32 - Reply

    ¡Qué gran artículo! No sabía que hubiera tantos tipos. Sin duda recomendaré este post si alguien me pide información 😛

    Un abrazo y besito para Marimar 😀

    • Alejandro de Valentín 11/02/2018 at 02:23 - Reply

      Gracias, David. Siempre se asocia a este género con el futuro, y es posible que sea lo que más venda; sin embargo, el abanico de posibilidades es enorme en la CiFi. Y ya de paso, te acompaño en el abrazo y en el besito a Marimar 😀

  3. Antonio Távara 09/02/2018 at 22:22 - Reply

    Vaya gran post el que te has lanzado, Ale.

    Justo hace unos días hablaba de la investigación científica y del tiempo. Llegué a una conclusión que puede ser bastante tonta pero también muy tenebrosa, si se analiza a fondo: ¿Estamos llegando al límite del aprendizaje humano? Considerando que ya lo vivimos una vez con la edad media (de la que salimos, por suerte, gracias a la adorable América) y que la historia es generalmente cíclica, me preguntaba si tal vez estamos cerca de saber todo lo que nuestras posibilidades nos lo permiten. Es un tema que mueve incluso las hebras de la especulación.

    Como dije, un gran post, un abrazo.

    • Alejandro de Valentín 11/02/2018 at 02:35 - Reply

      Buenas charlas nos daríamos si llegáramos a coincidir, Antonio. Se ve que eres un adicto a la especulación, como yo 🙂

      Yo opino que no estamos nada cerca del límite del aprendizaje humano. Y si lo estuviésemos, creo que mediante el transhumanismo evitaríamos ese obstáculo. Lo que no te niego es el morbo que tendría para mí una novela de CiFi psico-filosófica sobre una humanidad que ya no tiene nada que descubrir, ni nada que aprender. Que sabe todo, que lo ve todo, y que, sin embargo, no logra llevar a su especie más allá de las fronteras de su propia galaxia.

Leave A Comment

Responsable: María del Mar González Gómez | Finalidad: gestionar los comentarios | Legitimación: tu consentimiento expreso | Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de mmarglezgomez.com) en Amsterdam, Holanda | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos | Información adicional: Aviso legal y política de privacidad de mmarglezgomez.com | Contacto: info@mmarglezgomez.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información o para ver como desactivarlas.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies