//Entrevista a Alicia Pérez Gil: “Ni te imaginas lo que unas mujeres podemos hacer por otras”

Entrevista a Alicia Pérez Gil: “Ni te imaginas lo que unas mujeres podemos hacer por otras”

Comienza marzo en #UnAñoDeAutoras y con él, el mes de Alicia Pérez Gil. Alicia es una autora fundamentalmente de terror, aunque también se desenvuelve con gran habilidad en la fantasía y la ciencia ficción. Esta semana os traigo esta gran entrevista a Alicia Pérez Gil que espero que disfrutéis y próximamente nos veréis las caras a ambas en una charla muy personal.

¿Cómo puedo apoyar a Alicia?

– Comprando sus libros en lektu: Las voces, Debrau, Inquilinos,
– Comprando sus libros en editorial Cerbero: Barro, Carne
– Suscribiendote a su Patreon, muy atentos #AlSecretoDeAbril
– Visitando su página web personal

¿Cuál es el mayor reto al que nos enfrentamos las escritoras de CiFi en España?

Existir estaría bien.

En serio. Las escritoras de ciencia ficción no existen. O al menos no existían… demasiado. Con las de terror pasa lo mismo pero de una manera mucho más acusada. No existimos. De hecho, hasta hace poco yo pensaba que estaba sola en el mundo, rodeada de un montón de hombres que escribían terror y de algunas amigas. A veces nos llamábamos de noche para ver si seguíamos con vida.

Y es que tú pones en Google: escritoras de terror y Google contesta: quizá quisiste decir escritores de terror. Al final se te queda cuerpo como de no ser. Una cosa muy de terror, si te fijas.

En CiFi, poco a poco, se va viendo a las mujeres. Gracias a las grandes, por supuesto: U.K. Le Guin, Octavia Butler, A. Gorodischer. Pero también gracias a iniciativas como Alucinadas, que va ya por su cuarta edición. Eso son unas cuarenta autoras de CiFi, que se dice pronto.

El terror es… otra cosa. El Premio Ripley, por ejemplo, que admitía relatos de CiFi y Terror recibió solo un 30% de relatos de Terror. No tengo ni idea de por qué.

Pero en cuanto a tu pregunta, el mayor reto al que nos enfrentamos en España y en el mundo es el reto al que se enfrentan todas las mujeres: ir un paso más allá y dejar de reclamar lo que es nuestro. Tenemos que tomarlo. Hay que escribir, inundar convocatorias de concursos, inundar editoriales. Que el mundo se atasque con nuestros manuscritos. Hay que existir. Hay que mostrar que estamos vivas y que tenemos mucho que decir.

¿Las escritoras sufrimos más el síndrome del impostor que nuestros compañeros de oficio? ¿Alguna vez has tenido que enfrentarte a ello? ¿Cómo lo superaste?

No tengo la menor idea de cuánto sufren mis compañeros. Algunos, con los que tengo más trato, parecen más seguros que mis compañeras. No creo que esa seguridad sea real. Las mujeres hemos sido educadas para mostrar la realidad de nuestras emociones con menos filtros. La inseguridad es algo que pocos hombres admiten. Como si fuera un rasgo femenino.

¿Si yo he tenido que enfrentarme a ello? ¡Ay! Cuando contesto a estas preguntas con honestidad siempre parezco la reina del melodrama. Pero bueno, la verdad a veces es lo que tiene. Yo tengo síndrome del impostor aplicado a la vida. Pocas veces considero que lo que hago es suficiente. Lo primero que hago cuando me despierto por las mañanas es preguntarme para qué. Pero bueno, la idea de la hipoteca suele venir en mi ayuda. Languidecer a la intemperie no tiene nada de hermoso.

En cuanto a lo que escribo, por lo general no me gusta. Lo olvido rápido y sospecho que es porque, si lo recordara, estaría dándole vueltas a cómo mejorarlo constantemente. A veces, muy pocas, leo algo que he escrito y me digo que está bien, que sí, que merece la pena. Pero raro es el día que no me planteo dejarlo.

Esta claro que las mujeres no jugamos en la misma liga ni con las mismas reglas a la hora de presentar nuestras propuestas literarias, ¿qué cambio consideras imprescindible para hacer la igualdad literaria real?

Es que no sé qué es la igualdad literaria. Pasaría, supongo, por eliminar los sesgos de la cabeza de editores y lectores. No sé ¿qué las decisiones editoriales se basaran solo en la calidad de la obra? ¿Qué todos los manuscritos se enviasen con plica a todas partes? En realidad tampoco eso serviría, porque en el mundo en que vivimos las mujeres tendríamos que dar un paso de gigante y creer que de verdad tenemos las mismas oportunidades que los hombres. Pero esto no es cierto, claro.

No tengo la menor idea de lo que se puede hacer excepto seguir luchando por una igualdad real a nivel vital. O social, como prefieras. Si la igualdad existiera en la vida, en la sociedad, habría una igualdad literaria. Mientras el machismo y el patriarcado existan, existirá la desigualdad a todos los niveles. No creo que vida y literatura puedan desgajarse así. Vivimos en la cultura de la violación y la explotación de la mujer. Aunque los avances deban darse en todos los ámbitos de la existencia, mientras la base no se tambalee, todo lo demás seguirá asentado tal y como lo está.

¿Qué consejo le darías a una escritora que acaba de iniciarse en este mundo y se encuentra ante el reto de la invisibilización de las escritoras de ciencia ficción?

Escribe, confía, llama a puertas.

Escribe.

Confía, y si traicionan tu confianza escribe para resarcirte.

Escribe.

Llama a puertas, y si las puertas no se abren escribe para resarcirte.

Busca a otras mujeres que escriban. Ni te imaginas lo que unas mujeres podemos hacer por otras.

¿Cómo descubriste que querías dedicarte a la literatura?

A los doce años tuve un sueño erótico con Michael J. Fox y necesité escribirlo para que no se fuera. No recuerdo el sueño, pero sí la emoción asociada y ese deseo de que no desapareciera. Henri Lartigue, el fotógrafo, llevó un diario durante toda la vida. Anotaba en él el tiempo meteorológico cada día. Algunas otras cosas, también. Además empezó a hacer fotografías para que no se le escapara la vida. Yo, desde aquel sueño, tengo la necesidad de mantener conmigo, vigentes, vivas, las emociones. La vida pasa, los días pasan, todo se desgasta. Pero si escribes algo de la manera adecuada la emoción permanece. Y no solo eso, sino que se contagia, se expande. Y así, de una manera muy poco ortodoxa, ese sentimiento que era solo tuyo, se convierte en el sentimiento de muchas otras personas. La literatura es una enfermedad y yo enfermé relativamente pronto.

A la hora de enfrentarme a la creación de personajes, siempre doy por hecho que, por muy original que quiera ser, siempre llevan algo de mi ¿con cuál de los personajes de tus novelas y relatos te identificas más?

Con todas las hijas.

¿Qué es lo primero que haces cuando te enfrentas a un nuevo proyecto literario? ¿sueles hacer escaleta o fichas de personaje?

Pues depende del proyecto. Ahora, como tengo muy poco tiempo, lo que hago es agarrarme muy fuerte a la idea y dibujar una línea recta en el papel. Divido esa línea en cuatro o cinco segmentos y le asigno papeles. Coloco los puntos de giro, que son las cosas importantes para mí. Esos cuatro o cinco acontecimientos me dicen si necesitan de más para desarrollarse. Y de ahí salen relatos, novelas cortas o novelas. Una línea y cinco segmentos.

entrevista a alicia perez gil - barro
entrevista a alicia perez gil - carne

Cuando empezaste a escribir ‘Barro’, ¿ya habías planificado las otras dos novelas cortas que la seguirían en ‘Post scriptum’?

Escribí Carne Antes. No había planificado nada. Pero todo me pareció muy evidente una vez tuve Barro en la mano. Había incluso enviado Carne a la Editorial. Barro es el fruto de, literalmente, dos semanas de redacción intuitiva. Carne es una buena novela corta pero no se sostiene sola. No dentro de mi cabeza. Cuando escribí Barro me di cuenta de que a Adana (la protagonista de Barro), era la continuación lógica de Alicia. Y en mí sí está el germen de Sombra. Que no estaba ni proyectada en aquel entonces pero que ya está casi, casi, en manos de Cerbero.

‘Barro’ se encuentra dentro del dentro de la colección ‘Argos’ dedicada a fantasía por Editorial Cerbero pero, ¿se basa en alguna experiencia real tuya o de algún conocido?

Barro se basa en una emoción mía que creo que comparto con mucha gente. Y creo que ese es el éxito de la novela si es que tiene alguno. La mayor parte de los lectores dicen, tras una primera lectura, que no la han entendido del todo. Curiosamente, vuelven a leerla y tras esa segunda lectura parece que hay un click. Pues bien, tras ese click todas las opiniones sobre barro que he recibido son buenas.

Yo creo que es por esa emoción. Es algo duro de aceptar porque Barro habla de superar las trabas impuestas por las familias tóxicas. En concreto las trabas que se originan en madres tóxicas. Las madres son sagradas todavía hoy. Pero la madre de Barro es una mala persona y una mala madre. Lo es desde el principio y Alicia cree que lo es al final. No se redime. La familia no permanece unida. Eso no es lo habitual. Pero la gente necesita darse permiso para enfadarse y hasta para odiar a sus familias. Barro nos da permiso para enfadarnos y liberarnos a través de la ira. Ya llegará el perdón después. Si llega.

Alicia emprende un viaje a través del cual, como su tocaya del País de las Maravillas, va descubriendo que la realidad no es tal cual la ha percibido y recordado desde siempre. No todos tenemos el valor de enfrentarnos a lo desconocido, de llegar hasta el límite para volver a dibujar la realidad bajo nuestros pies. A veces parece que Alicia y Lucía son un único personaje y a veces parecen dos, toda la historia se puede interpretar de ambas maneras. ¿Son ambas teorías válidas?

Todas las teorías sobre una novela o relato son válidas siempre que se sustenten dentro del universo de la novela y relato sin forzar lo escrito por el autor. En este caso me ocupé muy concienzudamente de que ambas versiones pudieran resultar válidas. Así que sí: lo son.

Muchas gracias por darme la oportunidad de hablar ¡Tanto! De mi misma. De lo que creo y de lo que escribo. Y muchas gracias por una iniciativa tan chula y tan necesaria.

Gracias, a ti, por escribir. Por hablarnos del proceso creativo, de cómo es el mundo ahí fuera y sobre todo, por pasarte por mi humilde casa.
Y a tí, querido lector, si te apasiona la CiFi y quieres inclinar la balanza para que el equilibrio de fuerzas sea real, te invito a participar en el grupo de facebook ‘Escritoras de Ciencia Ficción‘ dónde vamos poniendo material interesante sobre estos temas y buscamos la manera de hacer el cambio. Comparte y comenta este post si te ha gustado, y si quieres recibir mis textos más personales en forma de newsletter, suscríbete.

Te estamos esperando. Hasta la próxima.

By | 2018-03-09T12:40:22+00:00 marzo 9th, 2018|Escritoras de ciencia ficción|4 Comments

4 Comments

  1. Archange Maudit 28/03/2018 at 23:33 - Reply

    “Escribe, confía, llama a puertas.

    Escribe.

    Confía, y si traicionan tu confianza escribe para resarcirte.

    Escribe.

    Llama a puertas, y si las puertas no se abren escribe para resarcirte.

    Busca a otras mujeres que escriban. Ni te imaginas lo que unas mujeres podemos hacer por otras.”

    Os aseguro que estas palabras se van a convertir en mi credo de cada día.

    Alicia, María del mar: por favor, seguir siendo como sois y trabajando como trabajáis. Nos hacéis mucha falta.

    Un gran abrazo ❤️

  2. Stiby 17/03/2018 at 20:58 - Reply

    Hola! Yo también he leído barro una vez y tampoco lo entendí mucho,pero Alicia (la escritora) es un amor y esta entrevista ha sido maravillosa. Me quedo sobre todo con todo lo que unas mujeres podemos hacer con otras.

    No es mi prioridad numero uno pero seguramente compraré Carne en algún momento de este año para ver si en la cifi, que me muevo algo más últimamente, entiendo mejor. 😉

    Genial entrevista.

  3. mjota78 11/03/2018 at 11:35 - Reply

    He leído Barro y no la he entendido del todo, pero no pude parar hasta terminarla. Odio leer un libro dos veces, va en contra de mi religión. Pero creo que Barro merece una segunda lectura. Para mí es un libro interactivo ya que permanece en tu pensamiento tiempo después de leerlo.
    Estupenda entrevista, chicas.

    • Muchísimas gracias, guapa.
      Yo ‘Barro’ lo leí tres veces, y te aseguro que a medida que le das nueva lectura las piezas van encajando. Cuéntanos cuando lo vuelvas a leer.

      Un abrazo.

Leave A Comment

Responsable: María del Mar González Gómez | Finalidad: gestionar los comentarios | Legitimación: tu consentimiento expreso | Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de mmarglezgomez.com) en Amsterdam, Holanda | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos | Información adicional: Aviso legal y política de privacidad de mmarglezgomez.com | Contacto: info@mmarglezgomez.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies