//Entrevista a Gabriella Campbell: ‘La clave está en la sororidad’

Entrevista a Gabriella Campbell: ‘La clave está en la sororidad’

¿Por qué las mujeres estamos siendo tratadas de manera diferente dentro del mundo literario?

No creo que pueda responder a eso bien aquí, en apenas unas líneas (ni en un libro entero). Decir que la mujer es tratada de manera diferente en el mundo literario es hablar de que la mujer es tratada de forma diferente en todos los mundos, en todos los sectores, por mil razones culturales, sociales e históricas diferentes. El área de la literatura no es una excepción. Casi cualquier problema discriminatorio que puedas encontrar en otros entornos aparecerá aquí, inevitablemente.

¿Qué podemos hacer para apoyarnos entre nosotras?

Ya hay muchos proyectos geniales (como el propio #unañodeautoras), sobre todo en el entorno virtual y por parte de determinadas editoriales que están haciendo esfuerzos por ser más inclusivos. Pero creo que además hay dos cosas importantes que podemos hacer a nivel personal:

  1. Hacer un esfuerzo por comprar y leer a autoras. Por supuesto que los números varían según el género literario, pero, en general, simplemente por leer el mismo número de autoras que de autores ya estaremos ampliando ventas para el sector femenino. ¡Y hay que hablar de los libros que nos gustan! Si lees una obra que te encanta, habla de ella, ayuda a impulsarla. Me sorprende la cantidad de personas que se pasan la vida criticando y poniendo verdes obras que no les gustan, pero luego no dicen ni pío de las cosas que les apasionan. Recomienda y compra: contribuye con dinero contante y sonante al reconocimiento de las mujeres cuyas obras disfrutas.
  2. Aprender a reconocer y a levantar nuestra voz cuando encontremos casos claros de discriminación. No hablo tanto de hacer una denuncia pública en Twitter a la espera de una lapidación absurda, sino de cargarnos el miedo a hablar alto y claro cuando estemos en conversación con amigos, compañeros de trabajo, colegas del sector, etc., y seamos testigos de desprecio y condescendencia hacia mujeres que escriben. Me temo que esto sigue pasando.

¿Te has sentido discriminada en alguna ocasión por ser mujer?

¿Como persona? Mil veces. Como autora, tal vez unas pocas menos. Pero también quiero decir que los gestos más feos han venido del sector literario general. En el mundo del género fantástico me he sentido mucho más aceptada. Siempre hay detalles desagradables (abundan esas típicas conversaciones donde te «explican» asuntos en los que tú estás especializada, o esas charlas clásicas donde cualquier cosa que digas será ignorada), y creo que la condescendencia y el paternalismo están entre las cosas que más me irritan, pero por lo menos esa invisibilidad tradicional poco a poco se va modificando. Sigue ahí, ese terrible hecho de que tu palabra no valga nada por tu sexo, pero vamos a mejor, me parece a mí.

¿Qué consejo le darías a una compañera que acaba de iniciarse en este mundo y lucha por publicar su primer manuscrito?

Los mismos consejos que les doy a todos los escritores que empiezan y me preguntan. He dedicado años a un blog solo para compartir lo que he aprendido de mis propias experiencias y fallos: ahí está mucho de lo que tengo que decir.

Supongo que la única diferencia es que a una compañera le diría que busque a otras mujeres que la inspiren, que lea y siga a las grandes. Saber que hay otras que han pasado por lo que tú estás pasando ayuda mucho. Cuando yo empecé en todo esto del fantástico me sentí un poco sola, porque éramos pocas chicas. Por suerte hubo gente como Elia Barceló, Marisa Cuesta, Pilar Barba  o Natalia Cervera, que participaban en diferentes ámbitos del fandom y de la literatura y que fueron una inspiración para mí.

Le pediría también que vea a otras autoras como compañeras, no como rivales, porque creo que la clave está en la sororidad. Cuando yo empecé vi una competencia malsana entre escritoras que ahora percibo mucho menos. Nos hemos dado cuenta de que la colaboración es muchísimo más eficiente.

Viendo tu blog, Gabriella Literaria, tus obras de fantasía a cuatro manos y todos los proyectos que tienes siempre en marcha, es difícil comprender como una sola persona puede sacar adelante tantas cosas, ¿cuál es tu secreto?

Bueno, hay circunstancias personales que ayudan, pero eso no lo es todo. Por ejemplo, no tengo hijos, y eso te da bastante más tiempo, pero también conozco a gente que consigue hacer el doble de cosas que yo con tres churumbeles a cuestas. En general, me interesa todo el tema de la productividad: ese estudio de qué cosas nos ayudan a aprovechar al máximo nuestro tiempo y energía para poder dedicarnos a lo que amamos y nos hace sentirnos más realizados. En el blog escribo bastante sobre todo esto y creo que es un proceso de aprendizaje continuo, siempre en evolución.

Muchos de tus lectores conocimos primero tu blog y luego tus libros. Algunos, empezamos a leerte por la no ficción, ¿lo consideras un inconveniente o una ventaja a la hora de dar a conocer tus obras de ficción?

Un inconveniente ahora mismo, creo. Para mí lo más práctico sería dedicarme solo a mi plataforma de no ficción o solo a mis libros de ficción, pero es que amo demasiado esos dos aspectos de mi vida. Siempre que he intentado concentrarme solo en uno he acabado siendo infiel con el otro. Así que me tengo que dedicar al poliamor de escritora y eso es duro, porque mucha gente me sigue por el blog pero no tiene interés alguno en el género fantástico, y otra gente me sigue como escritora de fantástico, pero no tiene interés alguno en mi blog.

He publicado en Escribir Ciencia Ficción un recopilatorio de los 12 artículos que más me motivaron para escribir de Gabriella Literaria, ¿hay algún post al que le guardes especial cariño?

Unos cuantos, y no son necesariamente los favoritos de mis lectores, pero son posts que me encantó escribir y con los que aprendí muchísimo como comunicadora y como escritora. Todos los relacionados con el trabajo teórico de Umberto Eco los releo una y otra vez, por ejemplo. Pero sin duda mi favorito es el del efecto Zeigarnik. Ahora parece que todo el mundo está hablando de eso, pero en su momento fue un chispazo que surgió a raíz de un comentario de un par de líneas en internet de una mujer que mencionó que estaba estudiando sus efectos en la narrativa. Me apasionan esos momentos: cuando surge una idea y el desarrollo sale bien.

¿Con qué relato de Lectores Aéreos te identificas más?

Y diente por diente. Es lo más difícil que he escrito, porque hay obsesiones personales ahí metidas que quedan bastante feas cuando las sacas a la luz. Quería reflejar esa sensación de lo grotesco sin perder una pátina estética y creo que funciona. Quería hablar de la culpa implícita en el deseo, y de la resignación estúpida ante aquello que creemos que no podemos controlar. Es un relato incómodo, violento.

Doy por hecho que 70 trucos para sacar brillo a tu novela es un genial manual en el que has ido vertiendo justo lo que ibas aprendiendo a lo largo del camino de la escritura, ¿los escritores debemos formarnos de manera continua?

¡Muchas gracias! Esto nunca acaba. No solo debemos aprender, sino atrevernos a renovarnos, evitar caer en la comodidad de lo que ya sabemos. Siempre digo que tenemos que atrevernos a explorar lo que no conocemos, aunque eso implique el riesgo de que nuestro público habitual se sienta decepcionado.

Además, llegados a cierto punto en la curva de aprendizaje, cada vez se necesita mayor tiempo y esfuerzo para mejorar un poquito, así que pueden hacer falta grandes cambios y choques para conseguirlo y no acabar acomodándonos.

Eso en cuanto a lo creativo. En cuanto a lo técnico, tenemos una lengua tremendamente compleja y rica, y cuanto más sepamos sobre ella mejor podremos utilizar las herramientas estilísticas y comunicativas que nos aporta.

¿Cuál es tu próximo proyecto literario?

Ahora mismo estoy cerrando algunos, por fin. Lectores aéreos saldrá en papel muy pronto e incluirá un relato inédito. José Antonio (Cotrina) y yo estamos con la revisión de la segunda parte del Día del dragón.

También tengo otro proyecto entre manos (aunque no es literario, sino dirigido a escritores) en colaboración con otra persona, que estoy disfrutando muchísimo. Esperamos tenerlo listo para septiembre u octubre, pero nunca se sabe con estas cosas (y me espera un verano muy completito de festivales y ferias del libro).

Lo siguiente será, probablemente, otro libro de relatos. Hay también una novela corta en el cajón, algo de ciberpunk raruno.

Ya ves que estoy ocupada. Todo se andará.

Añade lo que quieras a continuación 😀

¡Mil gracias por esta entrevista y por dedicarme el mes de abril, salá!

Mil gracias a ti, Gabriella, por tomarte la molestia de pasarte por mi humilde casa y por estar siempre ahí para tus lectores. Si hay algo que valoro de ti como escritora, es tu capacidad para llegar a nosotros y hacernos sentir queridos. Dicho esto, ya sabes que aquí en Escribir Ciencia Ficción tienes las puertas abiertas para lo que necesites. Y si encima incluye ciberpunk raruno, mejor que mejor.

Si te ha gustado esta entrevista, compártela en las redes sociales para difundir la palabra de Gabriella. Visita su blog Gabriella Literaria y, en la medida de tus posibilidades, contribuye a que siga adelante con su cuenta de patreon y comprando sus libros.
Por otro lado, si disfrutas habitualmente de Escribir Ciencia Ficción, comenta, apúntate a la newsletter y únete a nuestro grupo de facebook ‘Escritoras de Ciencia Ficción‘. Próximamente, más y mejor.

By | 2018-04-24T13:21:24+00:00 abril 24th, 2018|Escritoras de ciencia ficción|1 Comment

One Comment

  1. Archange Maudit 25/04/2018 at 01:02 - Reply

    Nos tienes acostumbradas a grandes entrevistas, María del mar, y la de Gabriella no ha sido una excepción. No tienes idea de cuánto te agradezco este trabajo que estás realizando. Dejar de aprender es lo más parecido a la muerte en vida, una forma de vegetar espiritual o mentalmente; leer e incorporar nuevas ideas es el mejor modo de avanzar, y, como dice Gabriella, hay que hacerlo juntas, tomadas de la mano y sin rivalidades: creando una auténtica comunidad fuerte y decidida a romper todos los techos de cristal que se nos pongan por delante.
    Gracias y un grandísimo abrazo a ambas 💜

Leave A Comment

Responsable: María del Mar González Gómez | Finalidad: gestionar los comentarios | Legitimación: tu consentimiento expreso | Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de mmarglezgomez.com) en Amsterdam, Holanda | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos | Información adicional: Aviso legal y política de privacidad de mmarglezgomez.com | Contacto: info@mmarglezgomez.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies