//Entrevista a Cristina Jurado: “La meritocracia funciona si hay una igualdad real como punto de partida”

Entrevista a Cristina Jurado: “La meritocracia funciona si hay una igualdad real como punto de partida”

Arrancamos el mes de enero de #UnAñoDeAutoras con una maravillosa entrevista sobre visibilidad y escritura a Cristina Jurado.

Cristina, que es una de las escritoras españolas más importantes dentro de literatura de género, publicó su primera novela en 2012, Del naranja al azul. A partir de ese momento participó en gran cantidad de antologías de relatos y además completó su aportación a la literatura de género con la edición de la revista Supersonic, una de las pocas revistas de ciencia ficción que existen actualmente en España y por la cual consiguió el premio Ignotus a la mejor revista.

Actualmente trabaja como editora de la revista Apex. En 2017 publicó CloroFilia en editorial Cerbero y ganó el Premio Ignotus a mejor relato por ‘La segunda muerte del padre’, relato incluído en la ‘Cuentos desde el Otro Lado‘ de Concepción Perea.

¿Cuál es el mayor reto al que nos enfrentamos las escritoras de CiFi en España?

Afortunadamente hoy en día hay más vías para publicar CF como autora que hace unos años. Creo que se ha conseguido sensibilizar a lectores y editoriales gracias a un mayor número de publicaciones, nominaciones y concesiones de premios a obras de autoras, tanto a nivel nacional e internacional: Annie Leckie (Premio Hugo), Kameron Hurley (Premio Hugo), Sofía Rhei (Premio Kelvin), Nieves Delgado (Premio Ignotus), Tamara Romero (Premio Ignotus), Lola Robles (Premio Ignotus), N. K. Jemisin (Premio Hugo) … La labor de los anglosajones en este sentido, que también ha hecho que se reconozcan obras traducidas, es decir, provenientes de tradiciones literarias distintas (estoy pensando en el Hugo a Cixin Liu), ha sido fundamental y ha conseguido crear un efecto dominó que ha llegado hasta nuestro país para quedarse.

La capacidad para escribir historias en un género literario no depende del sexo biológico o asignado, la orientación sexual o la etnicidad, algo que creo que por fin se está comprendiendo y aceptando a nivel social. Afortunadamente hay menos resistencia a leer una obra de CF escrita por una autora, aunque aún existan quienes lo vean como un cierto intrusismo. Los editores son conscientes de que la diversidad refleja la sociedad a la que nos encaminamos, luego no mostrarla en las colecciones y antologías sería como permanecer anclados en el pasado. Por eso buscan cada vez mas activamente ofrecer oportunidades de publicación a autoras, y no solo hablo de los pequeños sellos (Apache, Cazador, Nevsky, Cerbero, Sportula, Café con Leche, Hermenaute, Insólita, Orciny) sino también de los más grandes (Gigamesh, Nova, Runas, Minotauro).

El reto consiste ahora en que las autoras sean valoradas en las mismas condiciones que los autores a la hora de nominaciones a premios y concesión de galardones, para llegar a tener una visibilidad similar.

¿Las escritoras sufrimos más el síndrome del impostor que nuestros compañeros de oficio? ¿Alguna vez has tenido que enfrentarte a ello? ¿Cómo lo superaste?

Aún me cuesta mucho llamarme a mí misma “escritora”. El síndrome del impostor está tan grabado en mi ADN que aún hoy me persigue. Han sido muchos años escuchando que tenía que resignarme a las cosas, aceptarlas, no luchar contra corriente… Para superarlo, miro los libros que he editado y escrito, y recuerdo el trabajo y las horas que les he dedicado. Simplemente me recuerdo a mí misma que mi tiempo es igual de valioso que el de cualquier escritor o escritora, por lo que mi labor también. ¡Entonces, se me pasa el síndrome!

Esta claro que las mujeres no jugamos en la misma liga ni con las mismas reglas a la hora de presentar nuestras propuestas literarias, ¿qué cambio consideras imprescindible para hacer la igualdad literaria real?

Necesitamos aceptar que nuestras elecciones en libros están gobernadas por nuestra socialización machista y reconocer que TODOS Y TODAS tenemos sesgos inconscientes. A partir de ahí se trata de convertiros en lectores responsables. Yo añadiría que “socialmente” responsables, pues todo lo que leemos influye en nuestro desarrollo como personas, sea ficción, no ficción o provenga de los géneros que provengan. Si te das cuenta de que mayoritariamente lees obras de autores varones, cis y blancos, ¿no crees que deberías darle una oportunidad a otros colectivos? Entiendo que mucha gente se resiste a este tipo de lectura, con argumentos como que eligen sus títulos sin basarse en quién ha escrito qué. No los juzgo por no querer reconocer sus prejuicios, que muchas veces simplemente vienen de la mano de las propuestas editoriales disponibles en los puntos de venta. Pero creo que para cambiar las cosas hay que hacer algo de manera activa, porque, si no, vamos a tardar demasiado en conseguir una igualdad literaria, y yo no estoy dispuesta a esperar tanto. No tengo ni ganas ni tiempo que esperar. La meritocracia funciona si hay una igualdad real como punto de partida, no cuando la desigualdad es manifiesta y descarada.

¿Qué consejo le darías a una escritora que acaba de iniciarse en este mundo y se encuentra ante el reto de la invisibilización de las escritoras de ciencia ficción?

Primero: no estás sola. Recuerda eso siempre. Escribir es una actividad lo suficientemente solitaria de por sí como para que a eso se sume la invisibilidad que llevamos encima muchas autoras de géneros tradicionalmente masculinos. Es como si casi no existiéramos. Gracias a la sororidad y algunas iniciativas auspiciadas por lectoras, autoras y editoras (La Nave Invisible, #OctubreLeoAutoras, Alucinadas y Aterradas, #AdoptaUnaAutora, #UnAñoDeAutoras o #EstaNavidadRegalaAutoras), ni estamos solas, ni somos invisibles. Tengo la suerte de contar con un grupo de apoyo formado por feministas en el que podemos hablar libremente sobre los temas que nos interesan sin ser juzgadas. No siempre estamos de acuerdo en todo, pero podemos hablar y siempre hay alguien a la escucha. Es una de las mejores cosas que he iniciado en el 2017.

Segundo: apoya a tus compañeras. Porque esta lucha continua no la podemos ganar solas, sino unidas. Porque apoyar a una significa apoyarnos a todas. Porque todas merecemos la oportunidad de ser escuchadas y, primero de todo, serlo por parte de otras como nosotras.

Tercero: constancia. Esto no lo digo solo yo, sino que Kameron Hurley ya lo apunta en su The Feminist Geek. No podemos dejarnos llevar por la desesperanza y tirar la toalla cuando las cosas no vayan como esperábamos. Hay que escribir, reescribir y seguir haciéndolo a pesar de la dificultades. Los “pen buddies”, personas que también escriben y que se encuentran en situaciones parecidas, suelen ser una fórmula que ayuda a crear una motivación mutua.

 Siendo escritora de ficción en español, ¿en qué sentido vivir en Dubai (o en el extranjero en general) puede ser una ventaja o una desventaja? (pregunta de Gema Moratalla)
No debería decirlo, porque es como tirarme piedras sobre mi propio tejado, pero creo que es una desventaja porque no puedo realizar presentaciones ni acudir a eventos con la frecuencia y facilidad que si viviera en España. Pero creo que hay que transformar todo lo que es a priori una desventaja en una ventaja: puedo dedicarle más tiempo a la escritura y a la edición, puedo beber de otros referentes culturales, y, en definitiva, puedo ofrecer historias diferentes y únicas.

Supersonic es una de las pocas revistas de género que existe hoy día en España, ¿qué ha supuesto para ti el gran éxito de la revista entre los aficionados al género?

Nunca pensé que tendría la acogida que ha conseguido, ni las buenas críticas. Estoy muy orgullosa del equipo editorial que ha logrado reunir porque creo que ofrece contenidos realmente interesantes y pertinentes. Editar SuperSonic es divertido, aunque requiera mucho trabajo, porque me permite estar en contacto con un montón de autores, autoras y articulistas, con ilustradores e ilustradoras, con traductores y traductoras… Espero que surjan más iniciativas similares porque necesitamos ofrecer más escaparates para todo lo relacionado con al literatura de género en español. Para mí la revista ha supuesto un aire fresco en mi vida y la posibilidad de apoyar la literatura que más me gusta, en mi país.

A la hora de enfrentarme a la creación de personajes, siempre doy por hecho que, por muy original que quiera ser, siempre llevan algo de mi ¿con cuál de los personajes de tus novelas y relatos te identificas más?

Para mí, mis personajes son como mis clientes: tengo la responsabilidad contractual de tratarlos de la manera más respetuosa posible, aunque terminen asesinados. Esto quiere decir que intento dedicarles mucho tiempo intentando comprender los entresijos de sus personalidades. No escribo fichas propiamente, pero me construyo imágenes mentales de cada uno con el físico de personas conocidas (amigos, viandantes, celebridades, familiares), y la personalidad que les he atribuido. Nunca pienso en dotarlos de características que procedan de mí, pero supongo que eso sucede de todos modos. El personaje con el que más me identifico es la protagonista sin nombre de “La segunda muerte del padre”, porque soy yo, en realidad, sin aditivos. Nunca he ocultado que esa historia está basada en hechos reales, en el fallecimiento de mi padre, y en mi compleja relación con él. Vanth es una especie de némesis de mí misma y, en cierta forma, Elio (el humano no terrestre de Del Naranja al Azul y de Bionautas) encierra cierta ingenuidad que algún día tuve.

En CloroFilia, lo primero que escribiste fue la última frase del relato pero, ¿es esto lo habitual? ¿Qué es lo primero que haces cuando te enfrentas a un nuevo proyecto literario?

Mi forma de escribir es un tanto extraña. Reescribo mucho, quizás a veces demasiado si eso es posible, pero no es frecuente que lo haga de manera lineal. En ocasiones empiezo directamente por el final, como en CloroFilia, de la misma manera que me sucedió en Del Naranja al Azul, y después salto al principio. Otras veces escribo una escena crucial, que va en medio del texto, y después lo completo.

Entrevista Cristina Jurado CloroFilia

He aprendido a trabajar con mi cerebro y mi manera de procesar la información a los que, como ya habrás podido comprobar, no les gusta ceñirse a una plantilla rectilínea de desarrollo narrativo. He intentado escribir de manera tradicional, empezando por el principio, haciendo esquemas, fichas de personajes, etc, y he terminado tirando a la basura los textos porque el resultado era demasiado rígido y me parecía “asfixiante”. No recomiendo mi manera de trabajar, probablemente requiere de más trabajo que la forma tradicional, pero me he dado cuenta de que me permite conseguir los efectos que deseo en la estructura y el estilo. Por otra parte, creo que cada persona debe desarrollar su manera de trabajar de acuerdo con sus horarios, vida personal y profesional, y estilo.

Añade lo que quieras, Cristina.

Te estoy muy agradecida por pensar en mí para esta iniciativa. Nunca pensé que nadie llegara a leer las cosas que se me ocurría escribir, la verdad, y descubrir que hay a quienes les gusta y aprecian el trabajo que implica, es muy estimulante. Soy consciente de que mis propuestas son arriesgadas, se alejan de los convencional y pueden resultar “disonantes” para algunos, pero entiendo la escritura como aventura que solo merece ser vivida si realmente una es honesta con sí misma, y eso es lo que yo trato.

El honor es mio y de todos los lectores de Escribir Ciencia Ficción, querida. Que tus propuestas sean diferentes son lo que hace geniales, únicas y diferentes a todo lo que otros han escrito antes. Ha sido un placer tenerte en mi casa y en este enero vas a pasar mucho tiempo en ella. Gracias.

Si te ha gustado esta entrevista, recuerda que en el grupo de facebook Escritoras de Ciencia Ficción os pondré hilos para que dejéis preguntas para las escritoras que mensualmente traeremos con #UnAñoDeAutoras. Difunde en tus redes sociales si te ha gustado y comenta lo que quieras abajo. Para estar al tanto de todas las novedades puedes suscribirte a mi lista de correos. Es gratis, sin spam y con lo mejor del blog. Un abrazo.

By | 2018-01-30T12:00:20+00:00 enero 11th, 2018|Escritoras de ciencia ficción|2 Comments

2 Comments

  1. Archange Maudit 12/01/2018 at 01:02 - Reply

    Tu blog siempre apasionante, regalándonos maravillas como esta entrevista. Leer cosas así, disfrutar de personas que tienen un mundo tan genial de ver el mundo, nos recuerdan que tenemos que estar unidos para defender el género que amamos y que autores ayudan a autores. Un grandísimo abrazo y gracias por tu trabajo, linda ❤️

  2. M. M. J. Miguel 11/01/2018 at 14:23 - Reply

    Una entrevista impecable, de esas que se leen con un café por la mañana. Todos unidos en pro de la literatura de género.

Leave A Comment

Responsable: María del Mar González Gómez | Finalidad: gestionar los comentarios | Legitimación: tu consentimiento expreso | Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de mmarglezgomez.com) en Amsterdam, Holanda | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos | Información adicional: Aviso legal y política de privacidad de mmarglezgomez.com | Contacto: info@mmarglezgomez.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información o para ver como desactivarlas.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies